Carrer de congost, 16

08024 Barcelona

info@twerkyourlife.com

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

Tel: 689 099 225

© 2018 - 2019 Hecho por TWERKyourLIFE

Consulta nuestra Política de privacidad

TWERKyourLIFE-LOGO-web.jpg
Buscar

    “Así bailan las putas”


    Un par de meses después de haber iniciado con las clases, fui a un curso de Kim Jordan donde explicaba profundamente los orígenes del Twerk & BootyDance, nos mostró vídeos donde se veía la influencia africana en toda la diáspora y por supuesto uno de esos vídeos, era un vídeo de unas personas bailando Mapalé en San Basilio de Palenque - Colombia.


    Cuando nos enseñó las primeras canciones de Bounce, conecté con un recuerdo que había enterrado en lo más profundo de mi memoria: tenía 13 años, el Bedroom Bully de Shaba Ranks y el Boombastic de Shaggy sonaban por todos lados en Cali y a mi me encantaban, los bailaba en mi casa en frente del televisor.


    Uno de mis primos celebró sus 15 años haciendo una miniteca en su casa, con bola de luces (era la moda en aquel momento), de repente suena Bedroom Bully y yo me volví loca, salí a darlo todo y bailé con todo mi cuerpo, recuerdo que uno de los amigos de mi primo salió a bailar conmigo, lo dimos todo, me lo pasé super bien moviendo mis caderas y mi cuerpo al ritmo del Bedroom Bully. Cuando se acabó la canción yo estaba pletórica, con una sonrisa de oreja a oreja, en ese momento se acercó mi primo y me dijo: “¡Así bailan las putas!” con una mirada de despreció.


    Yo me sentí muy mal, me sentí juzgada, humillada y maltratada, yo solo estaba bailando… Recuerdo que, a partir de ese momento, no volví a bailar de esa manera, no volví a darlo todo al bailar. Estando en ese taller con Kim me pregunté, si mi primo no me hubiera hecho ese comentario, ¿me habría dedicado a bailar?


    Yo no me arrepiento de haber estudiado Ingeniería Química, me encanta todas las herramientas y conocimientos que adquirí, pero me pregunté qué habría pasado si hubiera seguido mi pasión por el baile y la música.


    Después de haber recuperado ese recuerdo, es como si algo en mi pelvis se hubiera desbloqueado, empecé a avanzar a pasos agigantados, después de unos meses Kim me propuso que me certificara como Profesora de Twerk & BootyDance. Decidí hacerlo para poder compartir mi experiencia con otras personas y poder acompañar este proceso tan bonito que genera este estilo de baile.


    ¡Tu cuerpo es tuyo, muévelo como quieras!